Categoría: artículos

Accidentes

Contaba Buñuel que, en la primera de sus estancias en California, el productor de Dishonored le invita a la “sneak-preview” de la película. El largometraje de 1931 fue dirigido por Josef Von Sternberg, protagonizado por Marlene Dietrich y es una historia que recoge trazas de la vida de Mata Hari (muy recomendable, ya desde la primera frase de Dietrich).

En el viaje de regreso a casa junto al productor, ambos comentaban la calidad de la película. Todo excelente; actuación, dirección… pero cuando llega la hora de ensalzar lo original del argumento, Buñuel comenta que, a los 5 minutos de haber empezado la película, él sabía que Marie Kolverer (Dietrich) acabaría fusilada.

El productor no daba crédito. Buñuel le explica que él y Eduardo Ugarte, amigo, compañero de aventuras en California y que, además, vivía encima del aragonés, tenían un sistema fabricado con una plancha de cartón y letreros que representaban la codificación de los guiones americanos de la época. Es más, Ugarte era especialista en los personajes femeninos. Vamos, que tal ambiente, en tal época, con tal o cual protagonista y los secundarios que fuesen, producían una trama en concreto y un final ineludible.

La incredulidad persiste con lo que el español le invita a ir a su casa para verificarlo. Llegan, sube a despertar a Ugarte, éste baja en bata y, según llega, Buñuel le dice: “Gran Guerra. Ambiente vienés. Se ve a una mujer que claramente es una prostituta. Aborda a un oficial en la calle”. Ugarte se pone en pie, bosteza y dice “Corta. Al final la fusilan”.

Déjenme meter un par de notas aquí sobre la anécdota. Una es que ésta, como he comentado arriba, data de 1931, con lo que, al no existir la Segunda Guerra Mundial, la Primera era, sencillamente (y creo que tiene mucha más potencia) La Gran Guerra. La segunda es que, si leen la autobiografía de Buñuel, en la parte de la descripción del personaje femenino verán que he sido muy prudente.

Soy muy “freak” del tema y habré visto muchas películas cuyo personaje principal es un político y les puedo decir, si el género les interesa de poco a nada, que muchas de ellas se rigen, no por la realidad del sector sino por las reglas de los guiones de Hollywood. Así que, las que más grabadas tengo son aquellas en las que son los imprevistos y los accidentes son los que juegan un papel relevante. En consecuencia considero que El Candidato existe y que Cortina de Humo es una obra maestra por ser la narración del encubrimiento de una metedura de pata. 

Pero la anécdota del director de El Ángel Exterminador no sirve sólo para ilustrar lo fiel a la realidad que es un género cinematográfico, sino para ensalzar algo de lo que muchas de las campañas adolecen y esto es el cuadro de Buñuel y Ugarte.

A los directores de campaña y a sus candidatos (si lo quieren ordenen al revés) no les puede (o no les debería) ser ajeno un cuadro que hable de “términos”, “sectores”, “medidas”, “rivales”, “coordinación”… y recoja el mayor número de variables posibles que condicionen, afecten o definan a su candidatura, sus respectivas relaciones, riesgos potenciales y riesgos activos.

De la misma manera no pueden obviar una cuadrícula representando cada uno de los días (campaña o no) con los eventos comprometidos y, sobre todo, con los anuncios a realizar o los mensajes a evolucionar.

Por ejemplo: que el Partido Popular se preocupe de la exhumación de Franco. Si entran en la cuestión es que no se han dado cuenta de que ya hay elementos muy activos en el tema que voluntariamente quieren meter su ficha (y suele ser una ficha bastante animosa). 

La discreción del PP, sino su silencio y tener una (y “una” implica a toda la amplitud del partido) respuesta sólo en caso de ser preguntado, podría ser un buen diferencial. De hecho, hacia finales de septiembre, Pablo Casado dejó unas líneas muy nítidas en una entrevista a Onda Cero de lo que debería ser la argumentación del partido al respecto. Salirse de ellas, por lo tanto, sería un tropiezo y una nueva alteración (totalmente gratis) de agenda de quien hoy más se juega en la formación de Génova.

¿Es la sentencia del Procés un imponderable? No tiene pinta de serlo porque ya hemos visto a los partidos ubicarse con tiempo, incluso antes de que la propia sentencia se filtrara. Si acaso, algo sobre lo que actuar por parte de los rivales es la posición del PSOE. Un PSOE que quiere conquistar el centro, con un candidato que se posiciona en una escala del 0 (ultraizquierda) al 10 (ultraderecha), en un 4 y que sabe que la más mínima huella de equidistancia en el tema independentista es hoy un problema en cualquier parte de España. 

A lo mejor la posición cambia tras las elecciones o tras la formación de gobierno, en especial si el PSOE no lo logra, pero en estas últimas horas la agenda de Pedro Sánchez mira más a este objetivo que a la sentencia porque, insisto, hoy no se entenderían medias tintas y menos cuando se lleva más de un año representando al Estado.

Si es cierto que las campañas electorales las marcan los imprevistos, no lo esperable, y la capacidad de reacción ante aquellos, entonces la gestión de riesgos no puede ser (ni en campaña electoral, ni en el ciclo político, ni siquiera para las empresas) meramente reactiva. Pero es que, en muchos casos, son algo de lo que preocuparse sólo cuando el candidato ha metido la pata, cuando un miembro del partido saca los pies del tiesto o ante una partida de productos defectuosos o un vertido de crudo en el mar.

Aunque es práctica común, llegado el momento, contratar a un experto en resolución de crisis, la gestión de riesgos ha de ir embebida en la estrategia, como una de las variables que comentaba arriba. Recomendable, incluso, que disponga de su propio cuadro y que relacione, como dos tablas en una base de datos, con cada una de las tareas a acometer. ¿Qué surgen? Ya hay un plan sobre el que desarrollar. ¿Qué no? Posiblemente esa conciencia de riesgo haya tenido bastante que ver con cómo se ha desarrollado la cuestión principal.

Enrique Cocero

Consultor político y socio Fundador de 7-50 Strategy

Impeachment

Estas semanas han sido trepidantes en lo que se refiere a la política americana y he tenido la suerte de poder vivirlo a varias manzanas de distancia de La Casa Blanca y a algo menos de distancia del Capitolio.

En la sucesión de acontecimientos, primero llegó el anuncio de lo que se ha dado en llamar “The Whistlerblower Complaint” o la denuncia anónima de un agente de inteligencia americano sobre los movimientos y conversaciones de Donald Trump con el Presidente de Ucrania Volodymyr Zelensky (escrito también “Zelenskyy” o “Zelenskyi”. ¿Se acuerdan de aquel cómico que ganó en mayo unas elecciones presidenciales en un país parcialmente ocupado por Rusia y que luego ganó la mayoría en el Parlamento? Pues ése.

Si hay una conversación, que se produjo el 25 de julio, hay una transcripción y si hay una transcripción se exige su publicación. La Casa Blanca distribuye la transcripción y los demócratas ven en ella (entre otros indicios) oportunidad de abrir la investigación para un proceso de recusación o impeachment a Donald Trump que, de cumplimentar todos sus pasos, podría terminar con el Presidente de los EE. UU. fuera de la Casa Blanca.

Cuando el martes de la semana pasada escuché que era inminente el anuncio por parte de la líder de los demócratas en el Congreso y presidenta de éste, (Madam Speaker) Nancy Pelosi, tuve la sensación de que se estaban tomando demasiado a la ligera el carácter institucional de una figura recogida en la Constitución y es que, últimamente, veo demasiadas instituciones tomadas a la ligera.

Trump es el cuarto presidente que pasa por el inicio de las investigaciones para el impeachment. Los anteriores fueron Andrew Johnson, Richard Nixon y Bill Clinton. Sólo finalizaron el proceso los de Johnson y Clinton, porque Nixon dimitió́ con la investigación en marcha. Sin contar con Trump han sido tres veces en 240 años, pero con Trump lo llevan buscando desde enero de 2019, que es cuando los demócratas lograron la mayoría en el Congreso. ¿Con qué acusaciones? Ahora vamos a esta parte.

El proceso requiere ser iniciado por, al menos, un miembro del Congreso. Este inicio hace que se reúna el Comité Judicial del Congreso (Judiciary Committee o JC en adelante), formado por 41 congresistas y que es la figura que debe abrir las investigaciones y reportar las acusaciones a la propia Cámara Baja. Es decir; no hay acusación formal contra el Presidente hasta que el JC haya investigado, redactado su informe y especificado los delitos imputables.

El JC vota cada una de las acusaciones y con aquellas en las que votación haya sido positiva, se construye un informe que se remite a la totalidad del Cámara de Representantes la cual, para dar el siguiente paso, vota a su vez, cada acusación. Cada una debe encontrar el voto favorable del 51% de los congresistas. Estos son un total de 435, así que son necesarios 218 votos a favor.

Hago aquí un paréntesis: hay un dato curioso en el proceso de Nixon y es que dos de los abogados encargados de la investigación entonces fueron William Weld (hoy uno de los candidatos republicanos que desafían a Trump en las primarias) y Hillary Rodham, (hoy Hillary Clinton, esposa de un presidente que tuvo su impeachment y que ha sido la rival en 2016 del Presidente que hoy se encuentra en esta situación).

Los posibles motivos de reprobación que plantea la Constitución son pocos y no bien detallados: traición, soborno y graves crímenes y faltas. Tal cual: ningún mayor detalle. La usada en los cuatro casos comentados ha sido la última y, por esa vaguedad, en 1973 los abogados que investigaban el caso de Nixon estaban obligados a profundizar en la interpretación del texto. De este trabajo resultó un documento del que Weld y Rodham fueron autores relevantes.

El documento se llamaba «Constitutional Grounds For Presidential Impeachment» y determinaba que «los redactores (de la Constitución) no escribieron una norma concreta a este respecto”. En su lugar adoptaron, de la historia legislativa inglesa, “un estándar lo suficientemente general y flexible como para cumplir con circunstancias y eventos futuros, cuya naturaleza y carácter no podían prever”. Este estudio se consideró uno de los más brillantes análisis respecto al procedimiento que nos ocupa y (nueva ironía) fue una de las bases que se tomaron para el impeachment de Bill Clinton y, probablemente, lo sea para el que nos ocupa hoy.

El trámite del Senado es en realidad un juicio y lo dirigirá́ el Chief Justice del Tribunal Supremo que, a fecha de hoy es John Roberts, propuesto para el cargo por Bush-41 y que lo ejerce desde 2005. Como el de los otros 8 jueces asociados del TS, el cargo es vitalicio y se deja por voluntad propia o por fallecimiento. El jurado lo componen los 100 senadores que conforman la cámara y, para que haya veredicto de culpabilidad se requiere, en al menos uno de los cargos, 2/3 de los votos en este sentido.

La inicial resistencia de Pelosi se explicaba, no solo por el potencial de polarización que todo esto pueda tener, sino porque puede hacer aparecer a los demócratas como demasiado ansiosos, incluso radicales. Un impeachment es un procedimiento extraordinario, una institución de control recogida en la Constitución y los azules llevan desde 2017 hablando del tema y desde enero de este año buscando un motivo para arrancar.

En el momento que se anunció uno de los periódicos más relevantes de información política en EE. UU. inició un contador con aquellos congresistas dispuestos a aprobar las acusaciones, pasarlas al Senado y comenzar el juicio. El martes se cerró con 170 congresistas dispuestos a aprobar lo que saliera… sin saber aún que iba a salir. El miércoles por la mañana ya se había sobrepasado el número requerido de 218. Es decir, ante un JC y un Congreso de mayorías demócratas, John Roberts ya puede ir planchando la toga para acudir al Senado.

Aquí es donde veo yo el problema. Puede que las investigaciones encuentren fundamentos para realizar las acusaciones, pero todavía no se conocen ni las líneas de investigación. Aún así ya está todo dispuesto para pasar el trámite del Congreso y que en el Senado haya un juicio, pero si se lanza un proceso de tantísima relevancia, no puede parecer que esto sea una barra libre de votos para lograr el objetivo.

Si fracasan, que fracasarán al llegar al Senado si las acusaciones no son demoledoras y evidentes, el principal perjudicado no serán los demócratas (aquellos que estén en distritos “battleground” pueden sufrir mucho en 2020), sino que será el propio procedimiento, por haber sido utilizado como una medida desesperada.

Para descabalgar a un Presidente, primero están las elecciones y éstas ocurren en EE. UU., de forma impenitente, cada cuatro años el primer martes después del primer lunes de noviembre. Las elecciones, esa institución tampoco muy respetada últimamente.

Enrique Cocero

Consultor político y socio Fundador de 7-50 Strategy

La irrupción de Errejón

Una vez que se ha aclarado que vamos a elecciones («¡como que no estaba claro!», dirán algunos), estamos leyendo ya encuestas y predicciones, pero pocos las están mirando en el marco correspondiente a cada uno de los partidos. El caso es que preguntas como dónde está un partido hoy, dónde dicen las encuestas que está, dónde creen los votantes que estará en dos meses y dónde quieren estar los responsables de ese partido… no son preguntas que se resuelvan con una encuesta de domingo, a no ser que sean urnas.

En el ciclo electoral que tenemos hoy (lo de que “estamos siempre de campaña” empieza a ser cargante, porque un político está obligado a convencer cada día, aunque cuatro elecciones en cuatro años merece un ejercicio de autocrítica) partimos de una situación en la que, pese a lo que pueda parecer, sí hay cosas que han cambiado. En abril las Comunidades Autónomas no se situaban en el límite financiero actual, la crisis no se había nombrado por Alemania, la sentencia del Procés era algo “para después de vacaciones”, se suponía al PSOE capaz de formar gobierno e Íñigo Errejón no estaba, aunque sí que se le esperaba.

Por tanto, algo ha cambiado. La entrada del de Pozuelo en la pugna por los escaños añade, al menos, cuatro nuevas cuestiones a la realidad política: cuáles serán sus propuestas, cuál su diferencial, quién será su rival y quién su enemigo. Algo a lo que prestar atención, sobre todo si tenemos en cuenta que la misma fractura la ha sufrido el espectro que va del centro a la derecha.

Ante un escenario en el que el Partido Popular tenía competidores a ambos lados de la ideología, desde mi punto de vista, su error fue buscar el voto que se suponía en Vox y no a por el del centro (allí donde duermen las victorias). Un camino que no empezó en la propia campaña, sino que se venía dibujando desde meses atrás.

Y es que el votante de Vox en abril se extendía en un abanico que iba desde el que había encontrado respuesta a un vacío que se decía existir en el PP (vacío que, en realidad, no se había tocado en los últimos 30 años ya que nadie amenazaba por la derecha… hasta que se nombró), pasando por el que quería tan sólo quería darle una bofetada en la cara al partido de la calle Génova, hasta el que buscaba la bofetada a toda la clase política.

Íñigo Errejón llega, en cambio, para jugar en medio campo del progresismo: a la izquierda del PSOE, pero no tan a la izquierda como Podemos y, por esto, es por lo que le toca desarrollar el rol de pragmático disfrazado de moderado. Algo que se deberá evidenciar en contraposición a la inclinación hacia la utopía (¿distopía?) de Podemos y que no le ha dado nunca resultado: ni electoralmente vía sus propuestas, ni buscando un acuerdo debido a sus exigencias en la formación de un gobierno. De hecho, lo único que han tenido los morados a favor para ganar momento entre sus afines durante esta fase ha sido, simplemente, tener al PSOE en contra.

En un artículo que escribí hace pocas semanas hablaba de la encapsulación de términos en política y de cómo ésta era mucho más sencilla para la izquierda que para la derecha (me resultó curioso que Cayetana Álvarez de Toledo preguntara a Carmen Calvo en la pasada Sesión de Control por el, posiblemente, más relevante de todos los encapsulamientos; «progresismo») y, en este sentido, Íñigo Errejón aprovecha la ventaja, porque mucho de lo que quiere defender ya es asumido por la izquierda como propio y evidente.

Siguiendo con las auto-citas, una semana antes de hablar de la encapsulación escribí, también aquí, de cómo la regla general de la comunicación política actual iba por la vía del ataque Ad-Hominem. No a las ideas o a los resultados, sino a la persona. El señor Errejón llega con vocación de ser un diferencial y esto podría hacer que saliera de la dinámica establecida hasta la fecha. Es más, me resulta curioso haber leído en estos días un artículo en The Hill que hablaba de cómo la candidata en las primarias demócratas, Elizabeth Warren, había abandonado los ataques a sus rivales porque se habían demostrado perjudiciales para el otro candidato, normalmente Biden… ¡pero también para ella! lo que le ha llevado a intensificar mensaje focalizando en sus propuestas (que no son pocas).

Así que a este escenario llega la novedad de la campaña, sin nombre de partido, sin más posible candidato que él, pero con la expectativa a pleno rendimiento. Desde donde yo lo entiendo necesitará una agenda breve y concisa; de cinco puntos, sin perífrasis ni rodeos, sino con verbos que definan con claridad y un diferencial que hable de algo más que Gramsci, Mouffe o Laclau.

Necesitará una entidad más allá del “no es Iglesias” aunque cueste más que una campaña de urgencia desasociar las dos imágenes, algo que perjudicara a Iglesias. Estamos en un escenario electoral sobre el que vuela una abstención que puede ser muy relevante y que genera una paradoja muy interesante (hasta entretenida) porque, en contra de lo que se ha dicho siempre, la abstención no favorece al más votado. Favorece al que mejor sabe movilizar… asegurar, más bien, a su votante.

La velocidad de la política es enorme. Las actualizaciones en las redes sociales y la forma de interactuar en ellas varían con meses, los acontecimientos económicos se suceden de forma precipitada a nivel global y es el ágil y el que busca procesos iterativos, el que gana a los que gestionan campañas tradicionales y, con ello, las elecciones.

El que más tiene que asegurar su electorado, el PSOE, posiblemente vaya a hacer de nuevo su propia campaña sin preocuparse de Podemos (salvo en los debates, claro) y, mucho menos, de Errejón. Habrá referencias a los que ellos consideran culpables del fracaso de la legislatura, lógicamente, pero prevalecerá adueñarse del espacio del centro izquierda con propuestas y grandes términos, especialmente ahora que el terreno parece libre y que, donde están los votos que dan victorias, sólo se sitúan los de Ferraz.

La paradoja es que, si en escenarios de alta abstención el PSOE asienta su predominancia en la izquierda, el voto convencido que, pese a todo el esfuerzo de campaña, no quiera ir a los socialistas debería migrar a Errejón y no acabar en Podemos y, para ello, la mejor herramienta en alimentar ese trasvase es el propio PSOE.

Enrique Cocero

Consultor político y socio Fundador de 7-50 Strategy

Imperativo categórico

Siendo sincero diré que, viendo los 123 diputados del PSOE, partía de la base de que habría gobierno. De hecho, hubo un momento en que pensé que, en Podemos, alguien tiraría de calculadora y diría que tampoco era plan perder la asignación económica que dan 42 diputados con sus comisiones, mesa del Congreso… Luego esto se podrá vender de distintas maneras, incluso como una renuncia a un poder prestado por mantener la esencia, pero perder escaños es perder asignación y, por tanto, perder recursos.

Casado no ha sentido la necesidad de moverse, el PSOE ha logrado pulir mucho su argumento de la abstención del 2016 y, en éstas, llegó Rivera con su propuesta que ha abarcado un espectro de opinión que iba de oportuna a oportunista. Podría parecer oportuna por posicionar al PSOE fuera del alcance de populismos e independentismos, pero oportunista porque, lograr que se tire abajo el gobierno de Navarra, implicaba para el PSOE abrir brechas en otros sitios. Todo esto sin hablar de la propuesta de una acción preventiva en Cataluña con el 155 como ariete.

Aquí me planteé la diferencia entre lo que es la legislación frente a cómo es percibida y la ética que subyace en explicar la primera o alimentar la segunda. Así que, pensando en tomar distancia, decidí mirar a las grandes ligas y hacerlo en todas las dimensiones, incluida la variable tiempo, por lo que acudí a los clásicos y a los ilustrados… bueno, a un clásico de la ilustración.

Dado que mi referente hoy va a ser Kant, busqué material en Google del prusiano (que hoy sería ruso) y me sorprendí cuando veo que “ética” aparecía inmediatamente debajo en el extensible de Google. Resulta que esta materia era, para mi sorpresa, una cuestión muy recurrente en lo que se refiere al interés que despierta Kant.

Como todo en mi vida, la alegría primera dio paso a la posterior suspicacia y decidí limpiar de cookies, historial de navegación y búsquedas previas el navegador y volver a consultar. Tal y como sospechan, Google reconocía al filósofo, pero de la ética no quedaba ni rastro.

Al tratar la ética, Kant parte de que la moral nace de las personas que tienen la voluntad de hacer el bien y es la única virtud que no puede ser tergiversada por su finalidad. Explico esto: piensen en la lealtad, o la valentía, o la inteligencia. Ahora piensen en ponerlas al servicio de un infame. Por muy virtuosas que sean la lealtad, la valentía o la inteligencia, su aplicación llevaría a consecuencias lesivas para otras personas.

Según Kant la ley moral nos obliga a todos y su principio fundamental es lo que él llamó el imperativo categórico: «obrar de forma que la máxima de la voluntad valga como principio de una ley universal». 

Volvamos a lo que ha pasado de abril a hoy en España que, si ha pasado algo (salvo durante 4 semanas, poco), desde luego no ha ocurrido nada que pudiéramos decir fuera el modelo para una ley universal… ni comunal, ni siquiera vecinal. Aún menos cuando, hace tres años, ya vivimos el mismo escenario.

Es muy difícil hoy defender y argumentar algo que no sea el fracaso de esta legislatura. Porque ha sido una legislatura no fallida, sino fracasada. Es el Congreso, son los 350 diputados, los que votan la investidura del Presidente del Gobierno y para ello la Cámara estaba constituida y operativa, con lo que, con todos los medios a su disposición, al no lograr su primer objetivo, el fracaso es evidente.

De hecho, es también muy complicado culpar de forma argumentada al Artículo 99 porque, el deber de aquel al que le afecte es formar gobierno, no buscar cómo rebajar la exigencia o argumentar de que presenta un nivel no acorde a los tiempos.

Así que, tal y como se han desarrollado estas últimas 21 semanas, con las elecciones ya en marcha y las maquinarias empezando a bombear combustible, todo lo que ha habido hasta hoy ha sido una comunicación a acérrimos, no a votantes y menos a ciudadanos. Ha sido un mensaje para primarias, pero lanzado a la población.

Es más, existe muy alta probabilidad de que lo que quede por delante sea más de esta misma comunicación, a no ser que venga alguien osado a romper la dinámica y a buscar ganar corazones y mentes por una vía que realmente suponga una alternativa. ¿El problema? Que de abril a hoy no ha habido ni nuevas propuestas, ni nuevas caras, con lo que la disrupción debe acometerla alguno de los actuales candidatos.

Abundando es esperable una menor participación que la que hubo en abril y resulta que la abstención favorece a aquél que moviliza mejor a su votante. Si el voto que decide está en el centro, quién hoy lucha con mayor eficiencia por este segmento es el PSOE (recuerden lo comentado aquí hace unos días sobre la encapsulación en la comunicación política). Sin ir más lejos, en la sesión de control del miércoles, Cayetana Álvarez de Toledo preguntó a Carmen Calvo qué era «progresismo» y ésta no tuvo más que abundar en lugares comunes, esos lugares comunes que parece que siguen dando el resultado deseado.

Enrique Cocero

Consultor político y socio Fundador de 7-50 Strategy

Encapsulación

La ventaja en el mensaje de la izquierda es el encapsulado. Términos como “social” o “progresista” son referencias inequívocas, lugares comunes de este segmento político, aunque la segunda sufra de aquello que aquejaba al comunismo en Italia en los 90 y es que había una corriente por cada italiano que se decía comunista. Hoy, una formación política de izquierda, no toca el concepto, prefiere no romper el hechizo, hace por mantener vivo el espíritu y, si acaso, le añade propuestas acordes a los tiempos que se vivan.

Un ejemplo de completar con propuestas son los 370 (que serían 369 en cuestión de minutos) puntos puestos en la mesa por el PSOE para un acuerdo de investidura, pero «progresista» y «social» están tan cargados en el imaginario, que perfectamente puede pasar sin ningún añadido, como ocurrió en el periodo que podemos llamar desde elecciones hasta vacaciones. Largo periodo, mudo unas veces, sordo otras, en el que deberían haberse dedicado a forjar acuerdos y no a publicitar desencuentros.

Así que la pugna dentro de la izquierda hoy está en mostrar quién tiene mayor potestad sobre estos términos. El Presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, dispone en sus recientes intervenciones de un atril con un frontal («galleta» se suele llamar) de color rojo que, en letras blancas, reza (con perdón) “Por un Gobierno Progresista”, algo con lo que, junto a su satélite “Programa Común Progresista”, hace que saquen ventaja a Podemos. En paralelo Íñigo Errejón quiere salirse de la terminología clásica para crear un nuevo espacio y, de paso, no entrar en una competición que sus antiguos compañeros van perdiendo.

Impregnar en la población, percolar, hacer usuales términos novedosos, es un proceso costoso en talento y tiempo que requiere diseñar con una capacidad de simplificación elevada. Por lo tanto, la intención del señor Errejón es encomiable, incluso envidiable, pero, mientras tanto, es Ferraz desde donde se domina la terminología de la izquierda y, con ella, mentes y corazones ya que para los votantes es mejor estar con los ganadores.

¿Podría entonces triunfar Errejón? No es descartable, si tiene los medios económicos y humanos, porque su recorrido empieza donde Podemos se desvanece. Errejón podría ser un líder a partir de la marca en la que Pablo Iglesias desvió el camino para convertirse en un burócrata (aunque en su entrevista para RT haya declarado que al Iglesias de hace 5 años le hubiera aconsejado no meterse en este mundo tan complicado).

Podemos, ha quedado enmarcado en un laberinto labrado por su líder y de complicada salida, que ha sido centrarlo todo en la búsqueda del asiento. Un hecho potenciado por el riesgo a acabar siendo residuales tanto si hay elecciones como si no entran en el Consejo de Ministros en caso de que haya gobierno, aunque podrían caer de pie ante unas nuevas elecciones: perder votos, diputados y, aún así, ser más determinantes que hoy si el PSOE no alcanzara una mayoría suficientemente sólida.

Pero Podemos no ha dominado el diálogo, ni siquiera ha tomado la iniciativa. No ha puesto un documento con propuestas y no ha descolgado primero el teléfono. ¿Se acuerdan que la semana pasada hablaba del Ad-Hominem? Pues la modalidad a la que se acoge Pablo Iglesias es la de auto-referencia en tono doliente, con frases como la de haber ya aceptado «suficiente humillación».

En relación con todo esto podríamos traer a la mesa a Roland Barthes, filósofo y semiólogo francés que vivió la izquierda cuando la izquierda vivía en privilegio en el París de los años 50 y 60. Barthes analizó la producción literaria y concluyó que ésta se mueve a través de una elección inequívoca: ideología o poesía. Afirmaba que uno puede generar ideología tan sólo con quererlo, pero que la poesía requiere talento. Supuesto que aceptemos la premisa de Barthes, dado que para la izquierda la ideología está creada y sólo hay que añadir los nuevos elementos, el resto del esfuerzo va dedicado a crear un estilo.

En cambio, la derecha y, en mayor medida el centro-derecha, no tienen esta ventaja. Su encapsulación de conceptos es efímera, por ser frágil y mal cimentada, pero no porque esa ideología no exista: desde el liberalismo al conservadurismo los clusters existen, pero vuelan muy por encima de ninguna propuesta de soluciones y carece de una comprensión unívoca como la de encapsulación de la izquierda. Tienen predicamento y tienen incluso gente que se declara representante, pero no hay apenas nadie en el campo político que haya sabido definirlo con sencillez y, menos aún, que haya sabido hacerlo llegar al votante.

Es por esto que el centro-derecha en España requiere de una némesis para mantener la tensión: “si ellos lo estropean, nosotros lo arreglamos” es una forma de reconocer que la reacción es uno de los cimientos más importantes a la hora de encapsular una propuesta de campaña. El problema es que es un condicional, con lo que la primera parte de la proposición debe cumplirse, de ahí que sea un reactivo que necesita primero el acto del rival. De hecho, en el sistema en el que se mueve España, a no ser que haya una crisis que resolver (ahí sí que el margen de acción no es que sea estrecho, sino que es inexistente y es cuando se mira a la derecha), la línea de intersección con las políticas de una izquierda moderada es muy sutil y esa línea es en la que Ciudadanos quiere hacerse fuerte.

De todas maneras, el verdadero reto para una nueva forma de hablar de ideología, de proyecto y de convencer lo encuentro en la novela “En El Camino”, la novela de Jack Kerouac, cuando habla de que él sentía fascinación y seguía a «la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes». Lo malo es que con tres (veremos si cuatro) elecciones generales en cuatro años, las prisas por poner en marcha una campaña roba tiempo a desarrollar una nueva forma de comunicar.

Ojo, que hay gente que lo ha logrado.

Enrique Cocero

Consultor político y socio Fundador de 7-50 Strategy

¿Víctimas o verdugos?

Si viajan a Roma les recomiendo que vayan a la plaza del Tritone. Ya sé que muchos cuelgan en alguna red social sus fotos en la Fontana de Trevi, pero, con todo respeto, la opulencia de la obra de Salvi, no posee la fuerza y la energía de la de Bernini (y está menos atestada de gente). La plaza donde se encuentra pertenece a la colina más alta de Roma, el Quirinale. Suban por la calle Quatro Fontane, dejarán la izquierda el Palacio Barberini, obra que sucesivamente comandaron Maderno (al que asistió su sobrino Francesco Borromini) y Bernini. Originariamente era un terreno de la familia Sforza que, en apreturas económicas, lo vendieron a la poderosa familia de origen toscano.

Suban un poco más y encontrarán el cruce con la Vía del Quirinale donde están las cuatro fuentes en cada una de sus esquinas. En una de ellas, en la que se representa el Tíber, está la iglesia de San Carlo alle Quatro Fontane, obra de Borromini, apadrinada por Francesco Barberini. Si siguen la vía hacia el sur-oeste verán Sant’ Andrea al Quirinale (obra, de nuevo, de Bernini encargada por Camillo Pamphilj, cardenal de otra poderosa familia con origen en Umbria).

Avancen unos metros y a la derecha se abrirá la plaza de Monte Cavallo presidida por un obelisco y en cuya base se encuentra la fuente de los dioscuros. Allí se ubica el Palacio del Quirinale. Custodiado por coraceros, fue encargado como residencia veraniega del Papa y hoy es la residencia oficial del Presidente de la República Italiana. En menos de 800 metros, por tanto, habremos recorrido un camino de historia, de poder, de política y de arte como la materialización de cualquiera de los anteriores. 

Hoy, el habitante del Quirinale, se llama Sergio Matarella y, desde la mayor altura que domina Roma, le toca decidir cuál es la mejor vía para paliar la inestabilidad política de un país que nunca que se caracterizó por sus aguas calmadas. Letta, Renzi, Gentiloni y Conte son los nombres que nos resuenan como primeros ministros de Italia desde que Mario Monti, el tecnócrata que gobernó para recuperar la economía, dejara el asiento en 2013 tras menos de dos años en el Palacio Chigi. En ese mismo periodo de tiempo España ha tenido dos presidentes del gobierno.

Para verlo desde Italia he ido al Corriere de la Sera y allí Massimo Franco habla de Conte como de un hombre determinado, que sabía que su tiempo en este gobierno había llegado a su fin (bien mediante moción de censura o no, me permito añadir, porque Salvini ha ido a por la opción de segar tras la de desgastar) y que ha sido, en palabras de Franco, «duro y riguroso con su vice y ministro», «demoledor», llega a decir, para irse con dignidad. Apunta el periodista que ha sido un éxito de Conte el quitarse «no una, sino muchas piedras de los zapatos».

Me ha llamado especialmente la atención cuando Massimo Franco habla de las dos vías posibles tras la renuncia del Primer Ministro: un gobierno sin continuidad con el actual y que se mantenga hasta 2022, o uno que lleve a elecciones.  Matarella quiere evitar que se acumulen las decisiones a tomar tras la caída del gobierno mientras Italia espera. Matarella quiere un gobierno que actúe, no un impass hasta que llegue un acuerdo improbable. 

Percepción: ¿víctimas o verdugos? El castigo del relato que quiere imponerse como resumen digerido (y dirigido) de situaciones en ocasiones complejas de las que no se tiene información completa. Salvini está hoy en un gobierno interino después de haber recibido un fuerte rapapolvo mientras, lo más que podía hacer durante el discurso de Conte, era gesticular. La moción de censura era un movimiento destinado a enmarcar en la inoperancia a un teórico aliado para pasar a catalogarlo como el rival. Resulta que ahora deja al de La Liga con la tarea de justificar su actuación.

Porque Giuseppe Conte hizo un recorrido por todo aquello que ha precipitado el fin del gobierno y tal cual ha quedado recogido por los medios, cada uno de los motivos. Y los dio teniéndole al lado, dejando caer en ocasiones su brazo en el hombro del líder derechista. Dejó incluso la sensación de que mucho de lo expresado en el Senado venía tras numerosas conversaciones en privado. ¿Cómo? Le dijo a Salvini en un momento de su intervención: “no te lo he dicho nunca, Matteo, pero no se usan símbolos religiosos en actos políticos”, invitando a la mente del espectador a entender que el resto de las cosas sí se habían hablado, posiblemente varias veces.

Será interesante ver cómo Salvini avanza tras este fin de gobierno y cómo las encuestas ubican a cada uno de los protagonistas. Recuerden que Renzi no llegó al poder a través de las urnas y que, cuando quiso hacerlo, el resultado fue devastador para el candidato.

Y, hablando de urnas, hay una parte de la intervención de Giuseppe Conte que que deber estar resonando desde Roma: “Hacer que los ciudadanos voten es un ejercicio democrático. Pedir que voten cada año es de irresponsables”.

Enrique Cocero

Consultor político y socio Fundador de 7-50 Strategy

Mandatos

El candidato a la Presidencia del Gobierno está de vacaciones y el resto de sus pares también. Sus segundos están activos, principalmente lidiando con la cuestión del Open Arms, con José Luís Ábalos dibujando la línea de la responsabilidad, Pablo Echenique yendo, por supuesto, a máximos (algo que se desdibuja cuando se lidera un gobierno y llega la primera crisis o el primer salto de la valla) y Pablo Montesinos dando como solución lo que es el principal problema: la coordinación de la UE en temas de inmigración y refugiados.

Dado que el tema de los rescates en el mar requiere un planteamiento denso (sólido lo veo imposible) y que escapará a los titulares, hay otras cabeceras que me han llamado la atención y una de ellas ha sido la de Abel Caballero en una entrevista en El País: “De limitación de mandatos hablan los que pierden”.

Puedo entender la fiebre de la frase porque, como bien recuerda el artículo en sus primeras líneas, el señor Caballero obtuvo un 68% de los votos en las últimas elecciones. En su respuesta, el argumento principal era “que hable la gente”. Esta sentencia me inquieta, porque anda que no he visto esa directriz en demostraciones públicas, declaraciones abiertas y en conversaciones privadas en casos que, posteriormente, no han tenido un desarrollo tranquilizador.

Así que, cuando me inquieto, miro a los grandes. Cuando oigo un discurso lleno de relato y carente de contenido, miro a Lincoln que, en el campo de Gettysburg, utilizó 271 palabras para expresar todo lo que era necesario escuchar. Cuando oigo hablar de limitar mandatos, miro a Harry S. Truman.

Nacido en 1884 en Missouri, ha sido uno de esos personajes de la historia que lo logró todo en la vida por el camino más largo. El único Presidente de los EE.UU. que participó en la Primera Guerra Mundial (Eisenhower lo intentó varias veces, pero cada una de ellas le dieron un destino interior), es uno de los dos que no han obtenido título universitario. Fue rechazada su candidatura a gobernador y a congresista y entró como quinto contendiente a las primarias demócratas a Senador por su estado.

Haber hecho las cosas por el lado largo, le dio la oportunidad de conocer mucha gente y generar una gran confianza, con lo que, en la campaña a senador, ganó las primaras de su partido y luego la elección a Roscoe Patterson. Como Senador, al frente del comité que llevaba su nombre, logró una reorientación en eficiencia y, sobre todo, en evitar el abuso y el malgasto en las instalaciones militares. Su programa llegó a ahorrar 15.000 millones de dólares de 1940, un año antes de que el país entrara en guerra.

En 1944 Roosevelt se presentaba por tercera vez a la reelección (ganó su acceso a la Casa Blanca en 1932) y necesitaba a alguien que sustituyera a Henry Wallace, demasiado escorado a la izquierda, demasiado amigo de los sindicatos y muy poco aceptado fuera de estos colectivos. ¿La opción más recomendada? Harry S. Truman que, por cierto, la “S” no significa nada (les animo a que busquen la anécdota con Harlan F. Stone en su juramento como Presidente tras la muerte de FDR).

En 1944, en plena guerra y encarando las siguientes elecciones surge de nuevo la vieja discusión de cuánto tiempo un Presidente debe estar en el cargo, cuestión que ya había surgido con los primeros mandatarios del país. Hamilton y Madison proponían mandatos de por vida (o hasta dimisión) y Mason calificaba esta idea de “monarquía electiva”. Es más, Washington quería retirarse ya tras su segundo mandato y notables fueron a verle a su casa de Mount Vernon a pedirle que se presentara una tercera vez, que sería ya la última por pura extenuación. El de Virginia advirtió en su discurso de despedida que no imponer una limitación de mandatos en la Constitución podría hacer que la Presidencia acabara en una condición hereditaria.

En las midterms de 1946, los republicanos se hacen con la mayoría de la Cámara de Representantes y rápidamente liberan la Resolución Conjunta 27 en la que se establece un límite de dos mandatos para el Presidente. Hasta 47 demócratas aprueban la resolución dando un total de 285 síes, lo que me hace mirar la afirmación del señor Caballero y empezar a considerarla un exceso anímico.

Una aportación del Senado termina de redactar la enmienda haciendo que se considere como no apto para la reelección aquel candidato que haya llegado a la Presidencia en la primera mitad del mandato del anterior. Por eso Lyndon Johnson podía aspirar a más de 8 años en el Despacho Oval, porque sustituyó a Kennedy en noviembre de 1963, aunque finalmente decidió no seguir más allá de su primera elección.

Como se trataba de una enmienda a la Constitución, se debía ratificar por las legislaturas de todos los estados y 41 de ellos la aprobaron entre 1947 y 1951. Consideren que, entonces, la Unión la conformaban 48 estados.

Algo más que aportar es que a Truman no le impactaba la enmienda: él podía presentarse tantas veces como quisiera, porque estaba redactada para futuros presidentes. FDR muere en 1944 y, al momento, Truman es nombrado Presidente. En 1948 se presenta ya como cabeza de “ticket” y gana a Dewey en una noche agónica de la que hay una célebre foto en la que el Presidente, sonriendo, sujeta un ejemplar del Chicago Daily Tribune en la que se lee “Dewey derrota a Truman”, evidenciando lo ajustado del recuento. Pues bien, en 1952 Truman anuncia que no se presenta a la reelección y, ese año, ganaría Eisenhower.

En la historia de la legislación más célebre sobre la limitación de mandatos encontramos, pues, las voces más sonoras, autorizadas y victoriosas que se contraponen a la declaración del alcalde de Vigo. La limitación de mandatos no tiene que ver con perdedores, sino con entender la necesidad de superar etapas. Tanto las propias como las que necesitan los votantes.

Enrique Cocero

Consultor político y socio Fundador de 7-50 Strategy

13er Congreso

“En materia de autonomía, la Constitución abre y no cierra” fue la frase de Solé Tura, uno de los padres del texto y portavoz de los comunistas en las Constituyentes de 1977-1979. Txiki Benegas afirmó que, en lo relativo al Título VIII, la Constitución era más progresista que la del 31 porque “reconoce el derecho de autonomía para todos”. Miquel Roca, por su parte, afirmó que “serviría para la consolidación de la democracia”.

El 21 de julio de 1978 eran asesinados por ETA el General de Brigada Juan Manuel Sánchez Ramos y al Teniente Coronel Juan Antonio Pérez en Madrid. Ese mismo día se aprobó el texto constitucional por el Pleno del Congreso de los Diputados por 258 votos a favor, dos en contra y 14 abstenciones.

Hasta tal punto tenía la historia de su parte el entonces diputado Roca que, esa misma tarde, se votaba la disposición derogatoria y, con ella, pasaban a mejor vida toda una serie de leyes del franquismo. Era la propia aprobación de la Constitución la que iba a sepultar el inventario generado por unos legisladores que llevaban la arbitrariedad en la potestad de sancionar leyes tan lejos como no hace mucho hemos podido vivir. Es más, era la propia aprobación de la Constitución la que iba a poner límite a esa arbitrariedad.

La tarde del 21 de julio, antes de votar la disposición derogatoria, el secretario de la cámara leyó esa lista de leyes franquistas a sepultar y, por cada una de ellas que era nombrada, se oía un “¡Bien!” emitido por más de uno y más de dos diputados. Era, en gran medida, toda la celebración que el Congreso se podía permitir tras los atentados de esa mañana.

41 años más tarde asistimos a una apertura de legislatura, la 13ª, en la que hemos visto comportamientos que, esperemos, sólo se albergará en las actas del Congreso y en alguna memoria hiper-excitable. Sesión (y jornadas siguientes) que, por suerte o por desgracia, son propias de una democracia de la edad que tiene la nuestra, la verdad.

Los años 80 demostraron que todo el mundo andaba con mucho cuidado a la hora de saltarse ningún paso o reglamento a fin de que nada se quebrara por la extrema fragilidad de todo. Por otro lado, si tuviéramos una democracia de 200 años, posiblemente seríamos mucho más respetuosos con lo que nos hubiera llevado hasta allí. Pero… en fin, sin estos 41 nunca podremos llegar a los 200.

Obvio las posibles referencias a la Presidencia de la Cámara respecto a lo que tiene entre manos, de lo que ya se ha hablado mucho. Me centraría en la eficiencia y lealtad debidas del máximo representante del legislativo por hacer funcionar con solvencia una institución en la que, si bien todo en este mundo es finito, la primera temporalidad es la propia, no la del Parlamento que, a fin de cuentas, debe perdurar, al menos, esos 200 años.

Pero, sobre todo me centraría en que la institución que representa y gestiona se define en el término sajón de “law maker”: “hacedor de ley”. Hoy lo veo mucho más descriptivo que “legislativo” porque puede que, a fuerza de ser repetido en desde el martes en multitud de frases vacías, el término haya perdido de alguna manera (y temporalmente) conexión con su significado.

Enrique Cocero

Consultor electoral y socio Fundador de 7-50 Strategy

Win-Win

Si han leído Astérix y lo han leído más que un niño los ingredientes en la caja de los cereales durante el desayuno, se acordarán de dos cosas que se repetían como elementos de continuidad a lo largo de los distintos álbumes: uno eran los comentarios de los legionarios cuando acababan de recibir una paliza de la pareja de protagonistas galos (“alistaos y veréis mundo, dicen”).

La otra era las citas en latín que tanto legionarios como el pirata anciano solían decir ante una tarea desagradecida (los primeros) y un nuevo naufragio (el segundo). El golpe genial de estas intervenciones era que se contestaban con un “bah, palabrería” o un “en vez de hacer fáciles juegos de palabras…”

Un “latinajo” reciente y que está teniendo mucho éxito en el panorama político es salir con el quid prodest o a quién beneficia pero, reconozcámoslo, de todo el puzzle, ésta parte suele ser la más fácilmente reconocible. Yo soy mucho más de veridis quo o con qué propósito, porque una vez que sepamos la respuesta a la segunda, la primera será contestada con mayor claridad.

La misma jugada de los presupuestos aparece hoy con otro objeto directo y que es la presidencia del Senado. En su momento los presupuestos fueron presentados ante una consideración generalizada de que no era necesario porque se podía vivir con la prórroga y que, además, presentarlos iba a llevar, o bien a una debacle por su rechazo, o bien a la materialización de una connivencia con los independentistas para su aprobación.

Pero se presentaron, se rechazaron, hubo elecciones y el resultado es hoy por todos conocido. Pues bien, creo que algo no alejado de estos movimientos es lo que está ocurriendo con Miquel Iceta.

En inicio parece un movimiento solvente para desmarcarse del independentismo ante las Europeas, Municipales y Autonómicas, pero la longitud no que da sólo ahí. Ya sé que las catalanas no entran hoy en la terna, pero a nadie extrañaría que para otoño pudiera haber de nuevo elecciones en la tierra del PSC ante la inasistencia administrativa que sufre hoy Cataluña.

¿Y quién parte con mejor posicionamiento ante esa posible cita? Miquel Iceta. Ante un resultado de elecciones en que ha mejorado quién mejor se ha moderado y organizado, Iceta es la única voz de terreno no-alineado que se ha elevado en estos últimos meses.

Federalista convencido (solución también intermedia, aunque en absoluto explicada) habla abiertamente de las distintas opciones que se podrían plantear para resolver la cuestión catalana bajo una línea que marcaría el consenso. Un consenso complicado, improbable si me apuran, pero Iceta ha hecho de ello una bandera planteando que la alternativa es desastrosa.

Cuando Sánchez hace el movimiento de anunciar la candidatura a presidente del Senado no está pensando en el 26M, al menos no sólo: está pensando en las catalanas. Ciudadanos se ha descapitalizado con la salida de Arrimadas al Congreso. Sí, será diputada por Barcelona, pero anda que no hemos visto recriminaciones a políticos catalanes y vascos las últimas semanas a causa de cambiar su origen por una vida en Madrid.

El independentismo está en repliegue, el Partido Popular desaparecido en Cataluña y Quim Torra ni gobierna ni cae bien. Es el escenario para buscar un candidato de consenso que recupere para los socialistas un bastión que ha sido siempre crítico en sus aspiraciones de una mayoría amplia.

Así que la jugada del Senado no podía salir mal o bien; era un Win-Win (cayendo ambas victorias del mismo lado). Si salía elegido, se desarrollaría un plan de presencia en distintos entornos. Sería una figura con más peso específico, incluso, que quién acabara presidiendo el Congreso. Podría poner en su horizonte la reforma del Senado para todo aquello que campaña electoral tras campaña electoral se ha planteado (pero nunca se ha ni iniciado).

Pero sobre todo sería un interlocutor de facto. Si me apuran el mediador por el que tanto se clamaba hace unas semanas. Un éxito de Pedro Sánchez por orientar el conflicto hacia la búsqueda de la normalidad.

Pero no ha salido ¿fracaso? No. Win-Win, recuerden. En la mañana del jueves ya se encargó el exPresident Montilla (el hombre que primero se ha sacrificado por esta operación) de dejar claro que son las actitudes contrarias de la derecha y los independentistas las que han dado al traste con una opción de consenso. En su versión los extremos de nuevo se han tocado y el diálogo ha salido perdiendo. Hoy la España plurinacional tiene un nuevo débito con las iniciativas socialistas y esto es ampliamente explotable de aquí a otoño.

Veridis quo: a qué propósito. La primera pregunta para realizarse ante cualquier movimiento en apariencia osado.

Enrique Cocero

Consultor electoral y socio Fundador de 7-50 Strategy