Conjunto complementario

Si han leído Moneyball, reconocerán una frase que dice que el baseball es una “guerra de desgaste” y que lo que hay que desgastar es el brazo del pitcher. Algo similar veo en la campaña electoral (permítanme que, si a nivel técnico no lo es aún, usemos el término para una comunicación más fluida) que nos ocupa de aquí a finales de abril.

En los pocos días que llevamos con ella he visto a un PSOE centrado en Pedro Sánchez, equipado y preparado para desplegar, con agenda, metodología y reparto de temas por días. Los temas están siendo, tal y como dejó claro el Presidente del Gobierno el día que anunció la disolución de las Cortes, la reivindicación de lo logrado en una legislatura de 8 meses: entre otros, moción de censura, Salario Mínimo Interprofesional, el plan de empleo digno, medidas para la transición ecológica, nueva ley hipotecaria…

A esto hemos de añadir todo aquello que se quiere aprobar a través de la Diputación Permanente de aquí a las elecciones para mostrar acción de gobierno. Se podría abrir esta vía si hay que activar la contingencia por el Brexit y, de ahí, buscar cómo sacar adelante las ayudas a parados de larga duración o las cuestiones de igualdad laboral.

La lectura para justificar esta acción será alguna variación de lo ya escuchado hasta hoy. Con los presupuestos leemos que los “presupuestos más sociales” cayeron por la falta de acuerdo con fuerzas que miraban más por ellos mismo que por el conjunto de los españoles. Si hablamos de todas aquellas tramitaciones que no llegaron al Pleno del Congreso, ha sido porque la mesa estaba dominada por la derecha.

Si no sale lo previsto de aquí a las elecciones a través de la Diputación Permanente, tres cuartos de lo mismo. Complicado argumentar en esta línea porque, de los 65 miembros de la diputación, de Ciudadanos y del PP hay 31, así que habría que encontrar un número mayor de opositores.

Pero Sánchez, con agenda y método, ha ido poniendo todas estas iniciativas en el espectro público y, con ellas, a los responsables de su bloqueo. Las iniciativas están ahí y ahí seguirán porque no observa renunciar a ellas ya que son la base de su impulso social.

Más allá de marcar la agenda, hay que ubicar al rival. Es decir; que los temas sean aquellos de los que yo hablo, que tengan relevancia cuando yo los saco a la luz y, adjunto a éste, el motivo por el cuál hoy los españoles no pueden disfrutar de estas soluciones.

Pero ¿hay algo que ubique hoy más al rival que los pactos tras las elecciones? Mejor expresado ¿Hay algo que ubique más al rival que hablar de con quién pretende contar cualquier candidato para llegar a Moncloa? ¿Quién va a apoyar a quién para ser Presidente del Gobierno?

Aquí el PSOE no parte de una buena posición de cara a su electorado. Cierto es que en abril tenemos elecciones por el hecho de no haber llegado a un acuerdo a la hora de negociar los presupuestos con el independentismo catalán, pero mirando el tema en perspectiva podríamos pensar, incluso, que los presupuestos se presentaron para que pudiera establecerse una confrontación con el catalanismo, dejando así atrás el pacto de la moción de censura.

Sea por lo que fuere, el caso es que no se han aprobado los presupuestos y ahora se vende falta de acuerdo como el resultado de no haber querido negociar términos que pudieran vulnerar la integridad del estado español.

Pero si el PSOE no parte de una posición favorable de cara a su electorado es por algo que daremos en llamar el “conjunto complementario”. Pedro Sánchez habla del peligro que supone un pacto de las “tres derechas” (PP, C’s y VOX), pero, de forma implícita, esto hace que sus únicas posibilidades de gobernar radiquen en llegar, esta vez sí, a un acuerdo con Podemos y, entre otros con el independentismo catalán. Éste es el conjunto complementario.

Luego está el hecho de que Rivera haya puesto un veto al PSOE: no a pactar con Sánchez. Considerar una posibilidad de pacto PSOE-C’s es un puente muy lejano que, además, necesita de varias revisiones entre las que se incluye el gobierno de Andalucía, pero, como he dicho al principio del artículo, esto va hoy de generales y de candidatos.

Enrique Cocero

Consultor electoral y socio Fundador de 7-50 Strategy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *