Imperativo categórico

Siendo sincero diré que, viendo los 123 diputados del PSOE, partía de la base de que habría gobierno. De hecho, hubo un momento en que pensé que, en Podemos, alguien tiraría de calculadora y diría que tampoco era plan perder la asignación económica que dan 42 diputados con sus comisiones, mesa del Congreso… Luego esto se podrá vender de distintas maneras, incluso como una renuncia a un poder prestado por mantener la esencia, pero perder escaños es perder asignación y, por tanto, perder recursos.

Casado no ha sentido la necesidad de moverse, el PSOE ha logrado pulir mucho su argumento de la abstención del 2016 y, en éstas, llegó Rivera con su propuesta que ha abarcado un espectro de opinión que iba de oportuna a oportunista. Podría parecer oportuna por posicionar al PSOE fuera del alcance de populismos e independentismos, pero oportunista porque, lograr que se tire abajo el gobierno de Navarra, implicaba para el PSOE abrir brechas en otros sitios. Todo esto sin hablar de la propuesta de una acción preventiva en Cataluña con el 155 como ariete.

Aquí me planteé la diferencia entre lo que es la legislación frente a cómo es percibida y la ética que subyace en explicar la primera o alimentar la segunda. Así que, pensando en tomar distancia, decidí mirar a las grandes ligas y hacerlo en todas las dimensiones, incluida la variable tiempo, por lo que acudí a los clásicos y a los ilustrados… bueno, a un clásico de la ilustración.

Dado que mi referente hoy va a ser Kant, busqué material en Google del prusiano (que hoy sería ruso) y me sorprendí cuando veo que “ética” aparecía inmediatamente debajo en el extensible de Google. Resulta que esta materia era, para mi sorpresa, una cuestión muy recurrente en lo que se refiere al interés que despierta Kant.

Como todo en mi vida, la alegría primera dio paso a la posterior suspicacia y decidí limpiar de cookies, historial de navegación y búsquedas previas el navegador y volver a consultar. Tal y como sospechan, Google reconocía al filósofo, pero de la ética no quedaba ni rastro.

Al tratar la ética, Kant parte de que la moral nace de las personas que tienen la voluntad de hacer el bien y es la única virtud que no puede ser tergiversada por su finalidad. Explico esto: piensen en la lealtad, o la valentía, o la inteligencia. Ahora piensen en ponerlas al servicio de un infame. Por muy virtuosas que sean la lealtad, la valentía o la inteligencia, su aplicación llevaría a consecuencias lesivas para otras personas.

Según Kant la ley moral nos obliga a todos y su principio fundamental es lo que él llamó el imperativo categórico: «obrar de forma que la máxima de la voluntad valga como principio de una ley universal». 

Volvamos a lo que ha pasado de abril a hoy en España que, si ha pasado algo (salvo durante 4 semanas, poco), desde luego no ha ocurrido nada que pudiéramos decir fuera el modelo para una ley universal… ni comunal, ni siquiera vecinal. Aún menos cuando, hace tres años, ya vivimos el mismo escenario.

Es muy difícil hoy defender y argumentar algo que no sea el fracaso de esta legislatura. Porque ha sido una legislatura no fallida, sino fracasada. Es el Congreso, son los 350 diputados, los que votan la investidura del Presidente del Gobierno y para ello la Cámara estaba constituida y operativa, con lo que, con todos los medios a su disposición, al no lograr su primer objetivo, el fracaso es evidente.

De hecho, es también muy complicado culpar de forma argumentada al Artículo 99 porque, el deber de aquel al que le afecte es formar gobierno, no buscar cómo rebajar la exigencia o argumentar de que presenta un nivel no acorde a los tiempos.

Así que, tal y como se han desarrollado estas últimas 21 semanas, con las elecciones ya en marcha y las maquinarias empezando a bombear combustible, todo lo que ha habido hasta hoy ha sido una comunicación a acérrimos, no a votantes y menos a ciudadanos. Ha sido un mensaje para primarias, pero lanzado a la población.

Es más, existe muy alta probabilidad de que lo que quede por delante sea más de esta misma comunicación, a no ser que venga alguien osado a romper la dinámica y a buscar ganar corazones y mentes por una vía que realmente suponga una alternativa. ¿El problema? Que de abril a hoy no ha habido ni nuevas propuestas, ni nuevas caras, con lo que la disrupción debe acometerla alguno de los actuales candidatos.

Abundando es esperable una menor participación que la que hubo en abril y resulta que la abstención favorece a aquél que moviliza mejor a su votante. Si el voto que decide está en el centro, quién hoy lucha con mayor eficiencia por este segmento es el PSOE (recuerden lo comentado aquí hace unos días sobre la encapsulación en la comunicación política). Sin ir más lejos, en la sesión de control del miércoles, Cayetana Álvarez de Toledo preguntó a Carmen Calvo qué era «progresismo» y ésta no tuvo más que abundar en lugares comunes, esos lugares comunes que parece que siguen dando el resultado deseado.

Enrique Cocero

Consultor político y socio Fundador de 7-50 Strategy

No comments
Leave Your Comment

No comments