Perfiles falsos de facebook: la realidad tras el ruido

Conseguir tráfico en una web, dinero mediante estafas o infectar con un virus tu equipo podría ser la explicación a la polémica de los perfiles falsos que interaccionan en la página de Facebook del Ministerio de Sanidad.

No es la primera vez que abrimos nuestro perfil de Facebook y recibimos la solicitud de amistad de una persona que no conocemos. Hay quien acepta las solicitudes sin importar si conocemos a la persona o no. Seguramente, no es la primera vez que, aceptándola o no, hayamos entrado en el perfil de ese “desconocido” porque nos llama la atención el nombre y la foto de perfil. Chica, de entre 18 y 35 años, soltera, con foto de cara y con poca o ninguna información más. Algunos de estos perfiles son de reciente creación aunque hay otros, los que suelen tener más información como un trabajo, estudios… comparten publicaciones en su muro.

Hace años, crear una cuenta falsa en Facebook y que la propia red social no la cerrase, era más fácil que ahora aunque, a pesar de las estrictas políticas de uso de Facebook, sigue habiendo millones de cuentas falsas esta red social. De hecho, un estudio evidenció que la mitad del total de los usuarios registrados eran cuentas falsas. Desde entonces, Facebook endureció las medidas para eliminar las cuentas falsas de su aplicación al ritmo de un millón por día como aseguró la directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg.

Entender la evolución de Facebook ayuda a entender el funcionamiento de estos perfiles falsos y por qué todos tienen un cierto parecido. Si bien es verdad que muchos perfiles falsos son utilizados para ocultar la identidad de un usuario para interactuar positiva o negativamente en grupos o páginas de la propia plataforma, hay otros que se utilizan de manera comercial para aumentar seguidores en una página, incrementar las interacciones (“likes”, compartidos…) y los que se utilizan para estafar a usuarios reales.

Para crear un perfil en Facebook necesitas unos requisitos como un correo electrónico, poner un nombre, llenar la información solicitada, una foto… Algunos de ellos no son obligatorios pero si no los cumples, la aplicación automáticamente detecta que tu perfil incumple sus políticas de uso y, o bien bloquean o directamente eliminan la cuenta.

Además, cuando creas un perfil, no puedes enviar solicitudes de amistad ni hacer publicaciones de forma masiva ya que Facebook te detectará como usuario spam y, de nuevo, bloqueará o eliminará tu cuenta.

¿Por qué y cómo operan las cuentas falsas que han interaccionado en las publicaciones del Ministerio de Sanidad?

La respuesta a porqué interactúan estas cuentas falsas mediante la asignación de “likes” a las publicaciones del Ministerio de Sanidad es muy sencilla: porque consiguen, de manera muy eficiente, una lista de usuarios a los que poder estafar.

 Cuando una página de Facebook es muy visible y tiene publicaciones muy activas, o cuando una página está haciendo publicidad en la red social y está consiguiendo muchas interacciones, los que gestionan estas cuentas falsas obtienen de ellas listas de usuarios a los que, sin necesidad de seguir, pueden enviar un mensaje a través de Messenger y empezar a interactuar con el usuario sin incumplir las políticas de uso de Facebook.

Si bien es cierto que para poder empezar un chat con cualquiera de estos perfiles no es necesario dar “like” a la publicación, es probable que, como estos chats están automatizados por bots, la herramienta que utilicen para abrir conversaciones masivas necesite la orden/directriz de abrir conversación a los perfiles que interactúan en una misma publicación que el perfil falso.

En Twitter esto es mucho más fácil ya que, mediante una aplicación propia, puedes ordenar a tu cuenta falsa hacer retweet, like, comentar o seguir a cualquier cuenta o a los seguidores de una cuenta o a los integrantes de una lista pública. En Facebook, en cambio, la descarga de datos es más restringida, por lo que las aplicaciones para desarrollar comportamientos automatizados como este están limitados y requieren acciones muy concretas.

Estas cuentas falsas, una vez inician una conversación con un usuario con un mensaje genérico como un “hola”, cómo estás…”, no vuelve a interactuar hasta que el usuario le contesta. Cuando ocurre, la cuenta sigue la conversación. Normalmente, cuando se inicia la conversación, ya detectamos que algo no va bien. Como el que contesta suele ser un robot, suele cometer fallos al escribir en castellano tanto empleando palabras que no existen como redactando mal o confundiendo el género de su mismo perfil o del perfil del usuario al que quiere estafar.

Suele derivar la conversación a temas eróticos y envía enlaces a páginas o videos supuestamente de contenido sexual. Otras modalidades envían mensajes para hacer donaciones a supuestas ONG, incluso hay perfiles (más sofisticados) que incluyen información en su cuenta que les hace pasar por asesores financieros. No es el caso que nos ocupa, pero también los hay en el mundo de las cuentas falsas.

¿Qué buscan estas cuentas falsas?

Principalmente buscan dinero, y ese dinero se consigue a través de varias vías. Puede que lo que en ese momento busque ese perfil falso sea incrementar el tráfico de una web e incluso puede instalarte notificaciones en tu buscador para que te aparezcan cada vez que publican en esa web, que así accedas y con ello aumente el tráfico. O puede ser que quieran infectar tu equipo por pura diversión, o implementar en el ordenador un troyano y pedirte un rescate por rescatar tus datos.

Estas cuentas también pueden acceder a tus datos sobre el inicio de sesión y poder utilizar tus redes sociales a su antojo. No sería la primera vez que hayamos visto la publicación de un enlace con supuesto contenido gracioso o pornográfico en el perfil de un amigo que nunca publicaría nada en ese sentido o que un amigo, con el que hace tiempo que no hablamos, nos escribe por Messenger pidiendo que cliques en un enlace. Controlando tu perfil de Facebook pueden cumplir sus objetivos de forma más rápida y eficiente.

Se han escrito varios artículos sobre los perfiles falsos que intentan estafar a usuarios de Facebook. Casi todos coinciden en que la mayoría de perfiles suelen ser, como hemos descrito al principio: chica, de entre 18 y 35 años, soltera, con foto de cara y con poca o ninguna información más. En este artículo de vice.com podéis ver la experiencia con una cuenta falsa.

Si bien el Gobierno podría haber pagado una campaña de apoyo falso o un tercero le podría haber montado una campaña de “falsa bandera” para culpar al Gobierno, esta opción se esfuma cuando las características de los perfiles y la manera de actuar concuerdan con lo descrito anteriormente.

Josep Mª Arpal Ruiz, COO 7-50 Strategy

perfiles-falsos-facebook-ministerio-sanidad